Grilla de Grillos
Miriam Gracia Magaña

Mientras que en la cúpula del Verde Ecologista hay preocupación por su candidato a diputado federal por el Distrito XIX, Manuel Rosendo Pelayo, ya que las encuestas marcan una tendencia en contra incluso en su propia cabecera la cual gobernó durante cuatro años como Presidente Municipal, las versiones de que podría ser sustituido son cada día más fuertes, algo que por supuesto dudamos. Sin embargo su fama de deshonesto y mentiroso ha traspasado fronteras y es difícil convencer a los ciudadanos que ahora si les cumplirá. Y es que aún no ha podido solventar las observaciones que le han enviado del ORFIS, lo que hace suponer un daño patrimonial por un monto de 16 millones 664 mil pesos a la administración municipal de San Andrés Tuxtla y eso es una piedrota en el zapato que aún no soluciona. Por si fuera poco los personajes destacados de su partido y de los afines al Verde Ecologista como el PRI con quien van en Alianza a la Presidencia de la República y al Gobierno de Veracruz le hacen “fuchi” o simplemente lo ignoran y no es requerido ni en comidas ni en reuniones con operadores políticos pero no tan sólo eso, es de todos conocido que están operando en contra de él para apoyar a otro candidato de un partido contrario aunque el color se parezca pero la tonalidad es distinta y al que consideran un buen ciudadano… el karma dicen los budistas. Aunque no es el único, el candidato de la Alianza PAN-PRD y Movimiento Ciudadano, Rafael Fararoni mejor conocido como Fanfarroni porque después de subirse a un cartón de cervezas se mareó muy feo y siente que la ciudadanía no se lo merece o “Fallo Coronita” como le llaman sus cercanos colaboradores, tampoco las trae todas consigo, al parecer nadie de sus “asesores de lujo” le pudo hacer la observación de que en su perfil de Facebook cambiara su lugar de residencia y en él sigue apareciendo que vive en vive en la Ciudad de Veracruz y uno se pregunta… ¿Entonces como sabe de las necesidades del distrito que quiere representar? Esto aunado a que su campaña no prende ni con los cuatro litros de botox que se inyectó en su rostro para verse más “coquetón”, y es que el endeudamiento en que dejó a las arcas municipales de San Andrés Tuxtla le está pesando y mucho. El oriundo de Hueyapan de Ocampo, no convence a los diferentes sectores de la sociedad de que voten por él, ya que está plenamente desprestigiado. Aún se recuerda la columna “Pasillos del Poder” publicada en “EnlaceVeracruz212” que fundara el bien recordado maestro Cesar Vásquez Chagoya,  del 10 de Marzo de 2014 en donde se lee de Fararoni: “La mancha que enfrenta, “Fallo Coronita” como alcalde es que con recursos municipales se dedicó a realizar sus tres magnas obras, la primera es la reconstrucción de sus oficinas en la agencia Corona, la segunda es la construcción de más de 300 Modeloramas y en la última fue donde se le paso la mano, al autorizar para su empresa, más de dos mil anuencias municipales para vender licor y cervezas, acciones que en lugar de sumar, habrán de restar. Lo anterior quedo comprobado, al brotar el serio pedimento de varias logias masónicas, quienes solicitan a las actuales autoridades municipales, la cancelación de varias cantinas que se ubican cerca de centros escolares, lo cual significa una claro atentado a las nuevas generaciones a quienes la empresa de “Fallo Coronita” los quiere volver en futuros alcohólicos. Durante el gobierno municipal de Rafael Fararoni Mortera, el hombre con fama y poder se dedicó a la borrachera del triunfo y dejo que sus amiguitos se atascaran con los recursos del gobierno municipal, con los cuales adquirieron, casas, automóviles, viajes al extranjero y cuentas bancarias, todo con cargo a la tesorería municipal, mientras Don Coronita anduvo de pedo los tres años con las niñas y más con los niños”. ¿Quién de los dos, es el peor?

Correo electrónico: mggrisselm@gmail.com

Twitter: @MGGrisselM1

Facebook: Miriam Grissel Gracia Magaña